IQNA

4:18 - May 26, 2019
Noticias ID: 3503426
qna - Durante esa noche, el Todopoderoso hace que los ángeles desciendan a la tierra, junto con el Espíritu Santo, para arreglar cada decreto (Al-Qadr vers.4) con respecto al destino de la creación.

Laylat ol-Qadr, o Night of Qadr, o night of Destiny, es la noche en que Dios reveló el Sagrado Corán en el corazón del profeta Mohammad (Que Dios lo bendiga a él y a su familia).
En esa ocasión, el Sagrado Corán se reveló en su totalidad y en un solo momento al corazón y al alma del Noble Profeta, quien aceptó plenamente la esencia del Libro Sagrado. Por lo tanto, esta revelación es distinta de las revelaciones de los versos individuales que el Profeta recibió durante los 23 años de su mandato, comenzando con la sura Al-Alaq.

Este evento hace de esta noche el momento más alto de todo el mes de Ramadán y durante todo el año, hasta el punto de que el Sagrado Corán dedica toda una sura a esta noche, la sura Al-Qadr.

De acuerdo con las tradiciones, en esta noche Allah abre las puertas de su misericordia a los hombres y a toda la creación como nunca antes, lo que hace que la noche de Qadr sea el mejor momento para pedir perdón por los pecados y pedirle a Dios al mismo tiempo el cumplimiento de los deseos.

"La noche de Qadr es mejor que mil meses" (surah Al-Qadr vers.3), y es durante este tiempo que se establece el destino de los hombres para todo el año siguiente. Durante esa noche, el Todopoderoso hace que los ángeles desciendan a la tierra, junto con el Espíritu Santo, para arreglar cada decreto (Al-Qadr vers.4) concerniente al destino de la creación.

No hay certeza de qué es exactamente la Noche de Qadr.

Según la tradición, debe ser una de las noches antes de los días 19, 21 y 23 del mes de Ramadán (según algunas fuentes, incluso la noche anterior al 27).
 
Sin embargo, para recibir los beneficios de la Noche de Qadr, vale la pena pasar las tres noches en vigilia y oración. Siempre de acuerdo con las tradiciones, es importante aprovechar las tres noches ya que en todas ellas Dios ha establecido los frutos de la misericordia.

En los dos primeros, los fieles recogen su parte a través de sus actos, mientras que en el tercero lo que él ha recogido queda confirmado y resuelto definitivamente.

Nombre:
Correo electrónico:
* Comentarios: